Cámaras IP

Mostrando 1–18 de 27 resultados

 

¿Qué es una cámara IP?

Las cámaras IP tienen una función muy sencilla que es utilizar el protocolo IP para el almacenamiento de imágenes haciendo posible el acceso a las mismas a través de internet.

Más información

Estas cámaras de vigilancia son muy útiles para la vigilancia exterior evitando, de este modo, intrusiones no deseadas en negocios y viviendas.

Aquí encontrarás las mejores cámaras IP del mercado para la monitorización de tu negocio y vivienda.

¿Cómo se ponen en funcionamiento las cámaras IP?

Las cámaras IP muestran en tiempo real lo que ocurre en su ubicación, debido a su conexión a internet para almacenar y transmitir la gran mayoría de las cámara son de conexión de gran calidad plug and play autoinstalables, para poner a funcionar una cámara IP solo es necesario conectar la cámara a la alimentación y al router, y escanear el código QR que suelen tener en la parte trasera de las cámaras desde la aplicación móvil del fabricante, de esta forma es posible conectarse a la cámara desde cualquier lugar.

Las cámaras IP integran potentes sistemas de seguridad, con los que es posible obtener grabaciones de lo sucedido dentro del campo de visión, sin ser necesario que la cámara este en constante grabación. El almacenamiento de las imágenes y videos puede realizarse de diferentes maneras según la marca puede hacerse a través de un PC conectado a la misma red, de un disco duro, una tarjeta SD alojada en la misma cámara o un grabador de tipo NVR compatible.

Además de ello pueden contar con LEDs infrarrojos, que permiten proporcionar una visión nocturna con una imagen más nítida, incluso en oscuridad total.

Ventajas de las cámaras IP

El alto grado de conectividad de las cámaras de vigilancia IP facilita el control remoto de las mismas de forma bidireccional, así como la posibilidad de actualizar automáticamente el sistema o de acceder a sistemas de grabación automáticos. Toda la información registrada por estas cámaras se guarda en espacios de almacenamiento local o en la nube, siendo accesible para los usuarios autorizados.

Las cámaras de vigilancia IP se consideran una buena alternativa a los circuitos cerrados de televisión (CCTV) porque son más económicas. Otro aspecto positivo de estos sistemas es su accesibilidad y facilidad de uso. Ya que las cámaras IP son fáciles de instalar y apenas requieren un mantenimiento básico.

Acceso remoto

Debido a que las cámaras son instaladas sobre una red, pueden ser configuradas para acceder a ellas remotamente. Esto permite a los usuarios iniciar sección y ver el video grabado en cualquier momento y desde cualquier lugar. El acceso remoto es particularmente ideal para quien pueda necesitar monitorear por seguridad o necesidades personales una casa o cualquier propiedad cuando no esté en el lugar.

Flexibilidad de ampliación

Los sistemas de seguridad con cámaras IP conectadas son, prácticamente infinitos, ya que pueden ampliarse con tantas cámaras como se desee. El único requisito es que el ancho de banda o la transmisión de datos sea suficiente para ello.
Además, este sistema permite su ampliación sin necesidad de invertir en elementos extra. la red puede adaptarse a las necesidades del usuario y ser tan pequeña o grande como se necesite. Puede ser fácilmente expandida en cualquier momento.

Imágenes digitales y de buena calidad
Garantizan alta resolución e imágenes limpias para visualizar y monitorizar De hecho, muchas cámaras IP incorporan tecnología HD (alta definición) que permite identificar caras, objetos, personas y detalles como matrículas. Además, todas las cámaras IP realizan grabaciones digitales

Administración sencilla

La facilidad de uso de las cámaras IP es una de sus principales ventajas. La gestión de vídeos y de imágenes es sencilla para la mayoría de los usuarios porque es similar a un ordenador convencional a la hora de guardar y clasificar.

Al tratarse de un sistema inteligente, cada cámara de vigilancia IP incorpora comandos pre-programados que pueden personalizarse, entre ellos la detección de sonidos y movimientos o la manipulación de notificaciones y alarmas.

Integración e implementación

Las cámaras de videovigilancia IP son sistemas digitales conectados a una red de Internet o WiFi común y que puede integrarse fácilmente en otros sistemas de la misma red. Por ejemplo, es posible integrar el sistema de seguridad de una casa con el de un negocio si van a ser gestionados por la misma persona.

Sin cables externos

Por último, las cámaras IP operan con banda ancha, conexión WiFi o internet de móviles, por lo que no necesitan cables para trabajar,
Algunas de las cámaras IP de más alta gama pueden operar sobre una red sin una fuente de alimentación, se trata de alimentación a través de Ethernet. El cable de Ethernet provee lo necesaria para que la cámara funcione.

Las cámaras IP son una gran alternativa que aportan una solución efectiva que aporta tranquilidad y seguridad en el hogar con una muy buena relación calidad-precio. Su instalación y mantenimiento es sencillo y económico, y pueden integrarse con otros sistemas de manera económica.

Si necesitas más información, llama a nuestra oficina y uno de nuestros profesionales te explicará el resto. Síguenos para más información en nuestras redes sociales, instagram y facebook.